Estreñimiento: información básica para padres.

¿QUÉ ES?

La eliminación de heces duras, con esfuerzo y/o dolor. Menos importante es su tamaño y el tiempo que tarden en realizarlas (pueden ser caprinas como bolitas y diarias o de gran tamaño y menos de 1 por semana).

En ocasiones pueden manchar el papel de sangre por la fisuras que se producen (lo que empeora los síntomas y hace que retengan más para evitar el dolor) o existe falsa diarrea (eliminación de líquido en cantidad escasa, que “se escurre” entre las heces duras que están acumuladas en el recto).

¿QUÉ HACER EN CASA?

  • No culpar al niño. Es fundamental felicitar en los éxitos y no culpar en los fracasos.

  • El estreñimiento es una patología de larga evolución: el objetivo no es resolver el problema puntual, si no crear actitudes que favorezcan su solución a más largo plazo. La paciencia es fundamental.

  • No es necesario realizar deposiciones todos los días.

  • Es fundamental una postura cómoda para defecar, apoyando los pies en el suelo (orinal) o en un alzador (WC).

  • El cuerpo no tiene horario, pero el mejor momento para deponer es tras las comidas o durante las mismas. No se debe retener las heces, sino deponer cuando se tienen ganas.

  • Una dieta rica en fibra insoluble, con toma de frutas (pera, ciruela y cítricos especialmente), verduras y cereales, disminuye la dureza de las heces. Una adecuada toma de líquidos, evitando los zumos preparados, es igualmente útil.

  • La actividad física regular no sólo es saludable para reducir el estreñimiento, sino que favorece en general a todo el organismo.

¿CUÁNDO DEBEMOS CONSULTAR AL PEDIATRA?

El estreñimiento es un problema frecuente, pero debe ser conocido por el pediatra de forma precoz, para orientar mejor el tratamiento y realizar el seguimiento oportuno, así como para indicar la medicación más adecuada, si la precisa.

¿ CUÁNDO ACUDIR A URGENCIAS?

  • Dolor abdominal importante.
  • Sangre en las heces.
  • Vómitos repetidos.
  • Decaimiento.

Si lleva varios días sin defecar, suele ser necesaria la desimpactación (eliminar todo lo acumulado antes de seguir con el tratamiento de mantenimiento). Es de elección la vía oral, evitando la administración de enemas (salvo en casos excepcionales), de forma que pueda continuarse con el mismo tratamiento en el domicilio, a dosis de mantenimiento y con seguimiento por el pediatra.

Más información en

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s